Nombre total de pages vues

dimanche 6 novembre 2011

Colômbia catastrofe: Organismos de socorro continúan buscando entre toneladas en el populoso barrio Cervantes.


Derrumbe en el barrio Cervantes de Manizales

Sentadas al borde de una ladera y llorando, Gloria y Marcela recordaron los momentos vividos con doña Marina, Lucero, 'Chila', Mercedes y los Puerta, "nuestros vecinos de toda una vida" en el barrio Cervantes, cerca del centro de Manizales, que en la madrugada de este sábado fue escenario de un deslizamiento de tierra, que deja un saldo parcial de cuatro muertos, 11 lesionados y un número indeterminado de desaparecidos.

"Doña Marina era una persona muy especial para mí, como una madre", rememoró Gloria, para quien es claro que muchos de sus amigos y vecinos perdieron la vida, aunque los organismos de socorro no los han encontrado.

Gloria y su familia no se convirtieron en víctimas de la tragedia porque un vecino les dijo que evacuaran ante los ruidos que escuchó en la madrugada. En la noche del viernes cayó un aguacero y el deslizamiento se desprendió a las 6 de la mañana.

La directora de la Oficina municipal de prevención y atención de desastres (Ompad), Sandra López, afirma que la causa del desastre es la saturación de agua del terreno debido a las precipitaciones que han caído sobre la ciudad.

Marcela relata que doña Lucía, otra de sus vecinas, se salvó milagrosamente de morir porque en su casa de tres pisos, vivía en el último. "Ella se fue cayendo, cayendo y su hijo se tiró a sacarla y la rescató, pero los que vivían en los primeros pisos sí se quedaron ahí", cuenta entre sollozos.

Las dos mujeres interrumpen sus relatos para mirar hacia el sitio de la tragedia y secarse las lágrimas con sus dedos. "Ahí debe haber mucha gente atrapada porque había casas de cuatro, tres y dos plantas, como la de don Pacheco, a quien sacaron vivo, pero le dio un preinfarto", agrega Marcela.

"Nuestras casas quedaron en peligro y por eso le pedimos a la Alcaldía que nos ayude porque acabamos de salir de la crisis del agua (toda la ciudad estuvo sin el líquido vital durante 15 días) y ahora nos sucede esto", dijo Marcela.

Al cierre de esta edición, los organismos de socorro continuaban buscando entre toneladas de lo que fueron 16 viviendas del populoso barrio Cervantes, a las víctimas del deslizamiento. El reporte oficial del Comité Local de Emergencias es de cuatro personas muertas y 11 heridas, pero en el sitio de la tragedia puede haber familias enteras sepultadas, de acuerdo con el testimonio de personas como Gloria y Marcela.

"El número de víctimas puede ser muy grande porque en una sola casa vivían 10 personas", apuntó el comandante del Cuerpo Oficial de Bomberos, Mayor Carlos Alberto Marín.

Sobre los escombros que dejó el alud y en el que quedaron esparcidos sobre una playa de 100 metros de largo por 50 de ancho las paredes de las viviendas, pedazos de tablas, electrodomésticos y tubos de alcantarillado, entre otros, socorristas de los bomberos, la Cruz Roja, la Defensa Civil, el Grupo Especial de Rescate (GER), Búsqueda y Rescate (BYR), policías, soldados y voluntarios buscaban con picas y palas a sobrevivientes, en los sitios donde escuchaban voces de auxilio.

Los voluntarios son vecinos y familiares que saben donde estaban ubicadas las casas.

Como consecuencia del alud, la operación del cable aéreo que comunica el Terminal de Transportes con el sector de Fundadores fue suspendida, ya que una de las torres del sistema de transporte está situada muy cerca al sitio del deslizamiento, al lado de un jardín infantil del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. El cierre del cable es por prevención.

Cuatro muertos en alud en el QuindíoLas lluvias que azotaron al Quindío en las ultimas horas, causaron un deslizamiento a las 12:14 de la madrugada de ayer, que sepultó dos viviendas, ubicadas la vereda 'Chaguala', en el sector conocido como 'El Castillo', dejando cuatro muertos y cinco heridos.

Javier Rodríguez, comandante del Cuerpo de Bomberos de Calarcá, dijo que sus hombres "acudieron de inmediato al lugar de la emergencia, con el apoyo de la Policía, la Cruz Roja, la Defensa Civil y el CTI, que está confirmando la identidad de los fallecidos".

El director de la Defensa Civil del Quindío, coronel Juan Pablo Barrera Reyes, confirmó que la tragedia se presentó por las intensas lluvias del viernes pasado. "En este momento la situación está controlada y no hay más familias en peligro", dijo Barrera.

Funcionarios del hospital de la Misericordia, de Calarcá, informaron que los heridos se encuentran estables y fuera de peligro.
Fernando Umaña Mejía
Corresponsal de EL TIEMPO - COLOMBIA

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire